¿Qué quieres crear en 2013?

Por José López

Mañana en la mañana saldré temprano con mi esposa e hijos a pasar los últimos días del año fuera de la ciudad, así que probablemente este sea el último mensaje que recibas de mí este año. Quiero aprovechar para darte las gracias por habernos acompañado durante este año. Tu presencia en esta comunidad virtual ha sido un privilegio.

Los días finales de diciembre son definitivamente especiales. Pasada la efervescencia de la Navidad, las horas parecen transcurrir más lentamente. Súbitamente encontramos la oportunidad para hacer ésas pequeñas actividades para las que normalmente el tiempo no parece alcanzar: organizamos algunos papeles que llevaban varios meses amontonándose en una esquina del escritorio, llamamos finalmente a un amigo al que llevamos varias semanas pensando llamar, o terminamos de leer el libro que estaba lleno de polvo en la mesa de noche desde el mes de agosto. Para otros, como yo, puede ser sencillamente la única oportunidad en el año de echarse en el sofá a ver algo en TV. Y para ti, ¿qué significan estos días finales del año? ¿Qué te gusta hacer durante esta época? ¡Compártelo con todos! ¡Nos encantaría saber!

A manera de regalo navideño y despedida de año, tengo cinco consejos decembrinos para ti. ¿Listos(as)? Aquí vamos:

1. Descanso. Toma el tiempo para que tu mente y tu cuerpo descansen. ¡Profundamente!

2. Diversión. ¡Diviértete! Haz lo que realmente te apasiona… ¡aunque sea una vez en el año!

3. Gratitud. Toma tiempo para agradecer a tu Creador por todas las experiencias vividas en 2012. No las juzgues como “buenas” o “malas”. ¡Estas vivo(a)!

4. Reflexión. Toma tiempo para reflexionar sobre tus resultados en 2012. ¡Y tampoco los juzgues! Son sólo información sobre quien has sido durante este año, lo que ha funcionado y lo que no. Si lo deseas, puedes observar las diferentes áreas de tu vida – salud física, relaciones, vida espiritual, resultados financieros, profesionales, etc. – y hacer una evaluación sobre cada una de las mismas.

5. Planea. Probablemente es la actividad más valiosa que puedes realizar durante estos días. Toma tiempo para planear qué quieres crear en 2013. No dejes tu futuro al azar. Existen infinitas posibilidades disponibles para ti. Decide qué quieres, qué anhelas alcanzar realmente en 2013… ¿Mejor salud física? ¿Nuevas oportunidades profesionales? ¿Mayores ingresos financieros? ¿Tener tu propio negocio? ¿Mayor calidad de tu vida familiar? 2013 puede ser el mejor año de tu vida. Decide lo que deseas y crea un plan de acción para lograrlo.

¡Próspero 2013 para todos!

¡Un abrazo! Jose

P.D. Invitación especial: https://www.facebook.com/events/325717387541438/

Para aquellos que están en Bogotá, el sábado 12 de enero estaré facilitando el taller “Metas, el camino a tu verdadera felicidad”, el cual ofrece el espacio perfecto para comenzar el 2013 descubriendo qué quieres y creando un plan de acción para obtener eso que deseas. Establecer y alcanzar metas es un arte, es una habilidad que necesitamos desarrollar para alcanzar nuestra realización personal. El cupo de participantes es limitado. Todos los detalles sobre este evento especial los puedes encontrar en la página del taller: https://www.facebook.com/events/325717387541438/

También puedes solicitar información a través de nuestro email info@joselopez.co

Descubriendo quién soy… realmente

Por José López

“Comprendo la importancia de saber quién soy”, me escribe uno de los lectores a raíz de la publicación del blog ¿Quien eres… realmente? “Sin embargo me pregunto ¿cómo puedo hacer eso? ¿Cómo puedo descubrir quién soy?”

Buena pregunta. Hay muchas herramientas que pueden darte información al respecto. La mayoría de las personas busca señales externas que les muestren el camino: la opinión de un amigo o familiar, los signos zodiacales, el diagnóstico de un psicólogo o la numerología, por sólo citar algunas. Hay muchos caminos diferentes y cada uno de ellos, dependiendo de tus creencias, puede funcionar, o no. Es tu decisión.

En mi experiencia personal creo que el “descubrimiento” ocurre más bien de adentro hacia afuera.

Existen dos herramientas que puedo recomendar. La primera es la introspección. La auto-observación. Es decir, convertirnos en el observador de nuestros pensamientos. El observador del observador. Sin juicios. Sin condenas. Sin aprobaciones. Sencillamente observar cuáles son las voces que están hablando en mi cabeza, y cuando es necesario, girar esas conversaciones mentales para generar nuevas acciones que estén dirigidas hacia los resultados que realmente deseo. EL ejercicio diario de la oración y la meditación son prácticas muy poderosas en este sentido.

La segunda es el Coaching. Entre muchos beneficios que puede ofrecer, recomiendo esta práctica especialmente por las excelentes posibilidades de feedback (retroalimentación) que provee. Ya sea de manera grupal o individual, la oportunidad de aprender lo que otros están observando en nosotros puede ser un vehículo altamente eficiente para identificar qué está funcionando en nosotros, y qué no, y hacer los “ajustes” necesarios al respecto.

De antemano les aclaro: son sólo recomendaciones. No son “La Verdad”. Es sólo mi experiencia personal. Y tampoco hay “garantías”. Todo depende del trabajo personal de cada cual.

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas debemos dejar de actuar de manera automática, debemos hacernos conscientes de cuáles son las verdaderas creencias que nos están conduciendo a los resultados que estamos obteniendo.

Crear los resultados extraordinarios que deseas y mereces requiere saber quién eres y qué quieres. Lo contrario es vivir en mediocridad, soñando sin atreverse, deseando sin arriesgarse.

Entonces, ¿qué piensan al respecto? Me encantaría escuchar sus opiniones.

Adicionalmente, sería muy valioso para todos que compartas cuáles son las herramientas que has usado personalmente en este proceso, y cómo te han funcionado.

¡Un abrazo! Jose

 

¿Por qué quieres lo que quieres?

Por José López

En la jornada que hemos emprendido para descubrir por qué nos detenemos, por qué no tomamos acción para lograr lo que creemos que deseamos, hemos discutido dos preguntas fundamentales: ¿Quién soy? y ¿Qué quiero?

Hay una tercera pregunta, poderosamente inquietante, que al responderla nos puede apoyar a tomar esa acción deseada:

¿Por qué quiero lo que creo que quiero?

Si aquello que deseamos es lo suficientemente importante, no hay dudas que alcanzarlo requerirá esfuerzo y dedicación de nuestra parte. Habrá precios que pagar. Obstáculos a superar. Nuevas habilidades que deberemos desarrollar. Resultados extraordinarios requieren esfuerzos extraordinarios.

Atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas requiere un nuevo estado de conciencia. No podemos crear lo que deseamos sino estamos dispuestos a tomar acción enfocada y persistente. La fuerza y compromiso para realizar esas acciones la encontraremos en la claridad de nuestros objetivos.

Entonces, ¿por qué quieres lo que crees que quieres?

Reflexiona al respecto y comparte tus ideas.

¡Un abrazo! Jose

 

¿Qué quieres… realmente?

Por José López

Continuando con la consulta del blog anterior, “Quiero tomar acción, pero algo me detiene. ¿Qué puedo hacer al respecto?”, una posible tercera pregunta es:

 ¿Qué quieres?

Cada uno de nosotros tiene una lista de metas y objetivos que desea cumplir. Son importantes. Son valiosos. Sin embargo, la mayoría de ellos apenas representan lo que realmente queremos.

Hay dos perspectivas importantes que sugiero son importantes a tener en cuenta.

Primero. Aquello que crees que quieres, ¿realmente lo quieres porque es el anhelo profundo de tu corazón o lo quieres porque “se supone” que lo quieras? Por ejemplo: quiero ser médico porque mi padre era médico, o porque quiso serlo y no pudo, o porque el estatus de esa profesión validaría quien soy. O, sencillamente, ¿quiero ser médico porque me apasiona profundamente esa profesión? En el primer caso, será un camino lleno de sufrimiento y frustración. En el segundo caso, tu claridad y pasión te proveerá de toda la fortaleza y enfoque para superar cualquier obstáculo. Será un camino lleno de satisfacción.

Segundo. Aquello que crees que quieres, ¿lo quieres por el resultado en sí mismo o lo quieres por la satisfacción que el resultado te ofrece? Por ejemplo: ¿Quieres una casa porque sencillamente la quieres, o quieres la sensación de seguridad y confort que te brinda esa casa? ¿Quieres viajar por el placer de viajar, o en realidad quieres escapar de una realidad que te agobia?

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas debemos comenzar por descubrir qué es aquello que realmente deseamos.

Realmente la fórmula es muy simple: haz todo lo que sea necesario para descubrir qué es lo que realmente quieres. Es el principio del éxito, la prosperidad y la felicidad. Descubre cuál es verdadero anhelo de tu corazón y nada te detendrá de obtenerlo.

Entonces, ¿qué es lo que quieres… realmente?

¡Un abrazo! Jose

¿Quien eres… realmente?

Por José López

En el pródomo, o vestíbulo de entrada, al templo de Apolo, en Delphi, una ciudad de la Antigua Grecia, se podía leer la siguiente inscripción: conócete a ti mismo, que en griego clásico es γνῶθι σεαυτόν, transliterado como gnóthi seautón.

Esta famosa y sabia recomendación se atribuye a varios de los filósofos clásicos, incluyendo a Heráclito, Sócrates y Pitágoras, entre otros. No sabemos con exactitud quien fue su autor, pero sin dudas esta frase resume una de las intenciones más importantes de la existencia humana: conocernos a nosotros mismos.

Continuando con la consulta del blog anterior, “Quiero tomar acción, pero algo me detiene. ¿Qué puedo hacer al respecto?”, una posible segunda pregunta es:

¿Quién eres?

La respuesta automática es “soy Juan” “soy la mamá de Luis”, “soy saludable”, “soy empresario”, “soy delgado”, “soy estudiante”, “soy australiano”, “soy inteligente”, “soy alegre”. Esos son apenas atributos de tu personalidad, circunstancias de tu vida o condiciones de tu cuerpo físico que te describen, que nos ayudan a diferenciarte de las demás personas. Pero no son quien tú realmente eres. Quien tú eres es algo mucho más poderoso, indescriptible e ilimitado que cualquier inventario de características que te describan.

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas debemos comenzar por descubrir quien realmente somos.

¿Quien eres… realmente? Reflexiona al respecto y seguramente encontrarás algunas claves valiosas para alcanzar aquello que realmente deseas.

 ¡Un abrazo! Jose

 

Precios y recompensas

Por José López

A menudo recibo la siguiente consulta: “Quiero tomar acción, pero algo me detiene. ¿Qué puedo hacer al respecto?”

¿Suena familiar?

A todos nos ha pasado alguna vez. O muchas veces. Sabemos que debemos hacer algo, sabemos que es importante, sabemos cómo hacerlo… pero sencillamente no lo hacemos.

Tengo algunas ideas al respecto. No soluciones, porque solo tú puedes encontrar tus soluciones. Tengo algunas preguntas que te pueden apoyar a salir de ese estado de parálisis.

Por ejemplo: ¿cuál es el beneficio que estás obteniendo de no tomar acción?

Cuando sugiero reflexionar sobre esta pregunta, la reacción automática que recibo a menudo es “No estoy recibiendo ningún beneficio. ¡Todo lo contrario! Estoy pagando un alto precio por ello”.

Sí, ya sé que estás pagando un alto precio por no hacer lo que debes hacer. Por eso estás preocupado(a). Pero también estás recibiendo una recompensa. Algo estás “ganando”. De lo contrario, ¡tomarías acción!

Es fácil ver los precios que estamos pagando. Lo difícil es descubrir qué estamos realmente recibiendo a cambio de esos precios. No tomar acción tiene precios y recompensas. ¿Cuál de ellos te está atrapando?

Hace unas semanas conversaba con un amigo que tiene una grave condición de sobrepeso. Casi 70 kilos de más. Angustiado me preguntaba cómo romper el ciclo de inercia al respecto. Todas las dietas y tratamientos a los que se ha sometido durante más de 30 años no han tenido efecto. Su salud comienza a estar en un riesgo muy serio. Siendo un hombre culto e inteligente como es, cuando le sugerí reflexionar sobre la pregunta inicial, su primera reacción fue casi de enojo. ¿Cómo me atrevía a pensar que habría alguna “ganancia” en su condición?

Pero luego de reflexionar juntos al respecto, descubrimos experiencias de su infancia donde “ser el gordito” le otorgaba algunos privilegios, además de la constante atención de sus padres, etc. Igualmente en su adolescencia, su sobrepeso le ayudó a “escapar” de algunas responsabilidades escolares y hasta de no tener que alistarse en el ejército. De adulto, su “condición” ha sido la excusa perfecta para no tener todo el éxito del que ambos sabemos que es capaz, como por ejemplo, mantener una relación de pareja estable, con todos los riesgos y responsabilidades que ello implica. En otras palabras, desde su experiencia y por más absurdo que parezca, subconscientemente es más fácil y ventajoso “ser gordito” que no serlo.

No importa cuántas dietas y tratamientos intente, si primero no resuelve su creencia subconsciente respecto a los “beneficios” de no bajar de peso, ¡no lo hará!

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas debemos comenzar por auto observarnos de manera honesta y crítica, y hacernos conscientes de cuales son las verdaderas creencias que nos están conduciendo a los resultados que estamos obteniendo.

Entonces, no te dejes llevar por la respuesta automática. La respuesta automática es la que te mantiene donde estás. Si tomas el tiempo de hacerte seriamente la pregunta inicial, puedes encontrar información muy valiosa para romper los límites que te has impuesto, y continuar con éxito tu camino hacia ésa prosperidad y felicidad que tanto anhelas.

¡Un abrazo! Jose

La poderosa magia de la acción

Por José López

En nuestros recientes artículos compartimos algunas ideas sobre la relación entre éxito y fracaso, y la importancia de confrontar nuestros miedos y correr riesgos para alcanzar lo que realmente deseamos. Gracias a todos los que compartieron sus comentarios por sus valiosos aportes y experiencias. Algunos amigos en Facebook y este blog nos pidieron que compartiéramos algún tip o sugerencia para conquistar el miedo.

Como coach no soy amigo de ofrecer soluciones. Creo que cada uno de nosotros debe descubrir sus propias respuestas. Sin embargo, hay una idea que sí me atrevo a compartir con aquellos que están dispuestos a confrontar sus miedos.

¿Listos? ¿Listas?

La mejor herramienta que conozco para confrontar nuestros miedos es… ¡TOMAR ACCIÓN!

Posiblemente no es la mejor herramienta, ¡sino la única! Cuando confrontamos el miedo que deseamos vencer, no sabremos nunca qué es realmente posible para nosotros hasta que tomemos acción al respecto. No se puede “curar” el miedo desde la teoría, desde la reflexión. Solo desde la acción. Hay algo poderoso al respecto, algo que seguramente has experimentado en aquellos momentos en que has tomado acción confrontando tus miedos: la poderosa magia de la acción ¡Es una emoción indescriptible!

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestras vidas debemos comenzar por expandir nuestra conciencia acerca de lo que merecemos y somos capaces de crear en nuestras vidas, y esa nueva conciencia sólo es posible alcanzarla tomando acción enfocados en lo que deseamos.

Entonces, ¿estás tomando acción en la dirección de tus sueños y deseos? ¿O estás esperando que las “cosas pasen” por sí solas? ¿Estás confrontando algún miedo? ¿Qué sientes cuando lo haces? ¡Comparte tus experiencias con la comunidad para que todos aprendamos!

¡Un abrazo! Jose

Riesgos y coraje

Por José López

Un comentario final sobre el tema de los riesgos: “Aquel que no es suficientemente valiente para tomar riesgos, no conseguirá nada valioso en su vida”, Mohamed Ali.

Esta frase fue pronunciada por uno de los hombres más polémicos de nuestro tiempo, y también uno de los hombres que más arriesgó y que enfrentó más grandes retos. ¿Ganó todas sus batallas, personales y deportivas? No, claro que no. Ganó muchas y perdió otras.

El pasado 30 de octubre se cumplieron 28 años de una de sus más famosos combates, que le enfrentó en Zaire al entonces campeón mundial George Forman. Ali era más viejo, menos fuerte y tenía menos alcance. Su estrategia fue dejarse golpear por Big George durante 7 rounds consecutivos. En el 8vo round un Foreman cansado y frustrado fue nockeado por Ali para finalizar espectacularmente lo que para muchos ha sido la mejor pelea de boxeo profesional del Siglo XX. Un gran riesgo que culminó en una gran victoria.

El éxito no tiene garantías. La única garantía es que no tendrás éxito si no corres algún riesgo.

Sí, se requiere coraje para correr riesgos. Para atraer prosperidad y abundancia a tu vida, se requiere lanzarse por lo que deseamos sin garantía de que lo alcanzaremos. En esa acción está la poderosa posibilidad de descubrir quienes somos y de qué somos capaces. Y en esa posibilidad está la belleza, la felicidad y el sentido de la vida.

Entonces, ¿cuánto te estás arriesgando?

Un abrazo a todos,

Jose

¿Cuánto te estás arriesgando?

Por José López

“De acuerdo”, comentó uno de mis estudiantes al finalizar el taller, “coincido contigo respecto a la relación éxito-fracaso. Definitivamente ambos van de la mano. Mi pregunta es, ¿cuánto debo arriesgarme?”.

Buena pregunta. No tengo una respuesta. Creo que para cada persona, cada circunstancia y cada área de la vida los riesgos podrían medirse de manera diferente.

Para un experimentado instructor de paracaidismo tomar riesgos puede ser atreverse a conversar con una desconocida en el café de la esquina. Para la extrovertida chica del café de la esquina que acaba de conocer al paracaidista, tomar riesgos puede ser aventurarse a cumplir su sueño de crear su propia empresa. Para el exitoso empresario, dueño de la compañía donde la chica del café ha trabajado durante 5 años, tomar riesgos puede ser lanzarse en paracaídas con nuestro amigo el instructor de paracaidismo.

Cada uno de nosotros debe descubrir, y romper, los límites que nos dejamos imponer por nuestras propias experiencias y expectativas.

Un especialista en salud puede indicarte cuáles son los límites de riesgos para una actividad física determinada. Un especialista en temas financieros puede mostrarte cuáles son los límites de riesgo para una inversión de tus recursos financieros. Posiblemente un especialista en temas de seguridad laboral puede decirnos cuáles son los riesgos en los que puede incurrir un obrero al realizar una actividad productiva específica.

Como coach de alto rendimiento esta es mi invitación: toma riesgos que impliquen acciones fuera de tu zona de tu seguridad. No hay crecimiento posible dentro de tu zona de comodidad.

Y una idea final: para atraer prosperidad y abundancia a tu vida debes correr riesgos, porque debes expandir tu conciencia. No hay otra manera de hacerlo. El riesgo más grande es el riesgo que no se toma.

Entonces, ¿cuánto te estás arriesgando?

Un abrazo a todos,

Jose

¿Éxito vs. Fracaso?

Por José López

Es fascinante observar la reacción de los participantes de mis talleres cada vez que hago la siguiente pregunta: “¿Cuál es la condición opuesta al éxito?” 

Piensa un momento antes de responder.

La respuesta instantánea, casi masiva y frecuentemente al unísono de los participantes de mis talleres es: “¡El fracaso!”.

No se cuál fue tu respuesta. Para la mayoría es una confusión frecuente, que repiten automáticamente: lo opuesto al éxito es el fracaso. Es decir, siempre que inicio una acción hay dos posibles resultados: éxito o fracaso. Es una confusión que tristemente tiene un altísimo impacto negativo en la vida de muchas personas, las cuales deciden no tomar riesgos por el famoso “temor al fracaso”.

En realidad fracaso y éxito son dos condiciones que funcionan unidas, en equipo. No se puede obtener éxito sin cometer errores. Los fracasos no son más que experiencias de aprendizajes en el camino al éxito. No aprende quien no intenta tener éxito.

Lo opuesto al éxito no es el fracaso. Lo opuesto al éxito es no tomar acción para lograr lo que anhelas. Lo opuesto al éxito es quedarse paralizado por el miedo. Lo opuesto al éxito es la mediocridad. Lo opuesto al éxito es vivir permanentemente en estado de sobrevivencia.

Para atraer prosperidad y abundancia a nuestra vida debemos tomar acción, enfrentar retos y aprender de cada experiencia. ¿Qué piensas al respecto?

 Un abrazo a todos,

 Jose