¿Cuánto te estás arriesgando?

Por José López

“De acuerdo”, comentó uno de mis estudiantes al finalizar el taller, “coincido contigo respecto a la relación éxito-fracaso. Definitivamente ambos van de la mano. Mi pregunta es, ¿cuánto debo arriesgarme?”.

Buena pregunta. No tengo una respuesta. Creo que para cada persona, cada circunstancia y cada área de la vida los riesgos podrían medirse de manera diferente.

Para un experimentado instructor de paracaidismo tomar riesgos puede ser atreverse a conversar con una desconocida en el café de la esquina. Para la extrovertida chica del café de la esquina que acaba de conocer al paracaidista, tomar riesgos puede ser aventurarse a cumplir su sueño de crear su propia empresa. Para el exitoso empresario, dueño de la compañía donde la chica del café ha trabajado durante 5 años, tomar riesgos puede ser lanzarse en paracaídas con nuestro amigo el instructor de paracaidismo.

Cada uno de nosotros debe descubrir, y romper, los límites que nos dejamos imponer por nuestras propias experiencias y expectativas.

Un especialista en salud puede indicarte cuáles son los límites de riesgos para una actividad física determinada. Un especialista en temas financieros puede mostrarte cuáles son los límites de riesgo para una inversión de tus recursos financieros. Posiblemente un especialista en temas de seguridad laboral puede decirnos cuáles son los riesgos en los que puede incurrir un obrero al realizar una actividad productiva específica.

Como coach de alto rendimiento esta es mi invitación: toma riesgos que impliquen acciones fuera de tu zona de tu seguridad. No hay crecimiento posible dentro de tu zona de comodidad.

Y una idea final: para atraer prosperidad y abundancia a tu vida debes correr riesgos, porque debes expandir tu conciencia. No hay otra manera de hacerlo. El riesgo más grande es el riesgo que no se toma.

Entonces, ¿cuánto te estás arriesgando?

Un abrazo a todos,

Jose

Tags: , , , , , , , , , ,

facebook comments:

2 Responses to "¿Cuánto te estás arriesgando?"

Deja tu comentario