La trampa de la neutralidad

Uno de los suscriptores, que es además cliente y un querido amigo, me escribió en privado y me comentó que mientras hacía su análisis de “Pérdidas y Ganancias Personales 2011” había observado que sus resultados no variaban mucho en relación al 2010. Financieramente había ganado más o menos lo mismo. Su salud física era más o menos igual. La calidad de sus relaciones personales, familiares y profesionales era también muy similar.

Yo le pregunté, ¿Cómo te hace sentir ese resultado? ¿Próspero, feliz y seguro? ¿Te sientes satisfecho? Su respuesta obviamente fue: No, más bien me siento frustrado y estancado. Siento que estoy avanzando muy lentamente en mi vida, que apenas estoy dando el 1% de lo que puedo dar.

Y este amigo es un hombre que para muchos pudiera ser un ejemplo a imitar. Empresario exitoso, que disfruta de excelentes ingresos financieros, ha conseguido crear una hermosa familia y tiene el respeto y admiración de sus colegas y amigos.

Pero cuando leyó mis comentarios del blog anterior e hizo su evaluación personal de 2011, se dio cuenta que puede dar más de sí mismo. Mucho más. Y lo mismo sabemos cada uno de nosotros. En lo profundo de nuestro ser sabemos que nuestro potencial es ilimitado. Sabemos que apenas comenzamos a explorar lo que podemos hacer con nuestros talentos y habilidades. Sabemos que existen INFINITAS POSIBILIDADES a lo que somos capaces de crear en nuestras vidas.

La neutralidad es una ilusión. Y es también una trampa. Porque en realidad nunca estamos detenidos. Siempre nos estamos moviendo en una dirección u otra. Estamos avanzando o estamos retrocediendo. Estamos ganando o estamos perdiendo. Estamos creciendo o nos estamos empequeñeciendo. No te dejes abrazar por la modorra de lo aceptable. Más bien, sigue avanzando por alcanzar la excelencia en tu vida.

Entonces, ¿qué piensas al respecto? ¿Existe la neutralidad o es solo una ilusión? ¿Qué porcentaje de tu potencial crees que has explotado?

Jose

 

facebook comments:

Deja tu comentario