Un corazón que perdona

Por José López

Gracias a todos(as) por sus amables y valiosos comentarios. He aprendido muchísimo de sus colaboraciones y sugerencias, y he tomado muchas notas. ¡Definitivamente tenemos muchos libros pendientes para leer y estudiar!

Entonces, después de cuidar y cultivar nuestros pensamientos y creencias – nuestro templo mental, el próximo paso que quiero proponerles analizar para atraer Prosperidad y Abundancia a nuestras vidas es el cuidado de nuestro cuerpo emocional, y para ello les invito a reflexionar sobre la herramienta de cuidado y crecimiento emocional más importante que conozco: el perdón.

“El Papa pide evitar las venganzas y desterrar el odio en América Latina”, (¡y en todo el mundo, añadiría!) fue uno de los titulares que resaltaron durante su reciente visita a México y Cuba. El Papa tiene mucha razón. Una mente que piensa en términos de resentimiento, venganza y odio no puede atraer Prosperidad y Abundancia. Todo lo contrario. Atraerá escasez, miedo y pobreza.

Guardar resentimientos y deseos de venganza contra una persona, institución o circunstancia que nos haya “lastimado” es como pretender tomar veneno para que muera otra persona. Absurdo, ¿verdad? ¡Somos nosotros quienes quedaremos sin vida si lo hacemos! Sin embargo, muchas personas viven con una pesada carga de resentimiento y odio, esperando que de alguna manera eso que sienten pueda tener un impacto en el ofensor. Contrario a la percepción de muchos, el mayor beneficiario del perdón no es la persona que es perdonada, sino aquel que elige perdonar. El resentimiento no es el castigo que probablemente merece el ofensor. El resentimiento es el auto-castigo de aquel que ha recibido la ofensa, y decide no perdonarla.

No estoy diciendo que una persona o institución que haya cometido una ofensa, o un crimen, no debe ser amonestado o castigado. Esas son funciones de las autoridades, instituciones y personas responsabilizas al efecto. Tampoco estoy diciendo que aquel que ha sufrido el acto de ofensa deba “olvidar” esa ofensa. Estoy diciendo que debe perdonarla. Estoy diciendo que continuar sintiendo odio y deseos de venganzas hacia el ofensor convierte al ofendido en una víctima eterna de la ofensa.

Por lo tanto, si alguien te ha ofendido, eres tú quien necesita perdonar. Es tu salud emocional la que está en juego, no la del ofensor. Es tu Prosperidad la que está en riesgo, no la del ofensor. El perdón es liberación. El perdón es el ejercicio más importante de nuestra responsabilidad personal. El perdón es el primer paso en el camino hacia la felicidad y la Prosperidad.

No puedes ser próspero(a) y víctima a la vez. Debes elegir.

Medita unos minutos sobre este crucial tema y compártenos tus ideas al respecto. En el próximo artículo profundizaremos un poco más en el tema del perdón y el impacto que tiene en nuestro proceso de atraer Prosperidad y Abundancia, y compartiremos algunas ideas prácticas al respecto.

Un abrazo,

Jose

Tags: , , , , , , , , ,

facebook comments:

1 Response to "Un corazón que perdona"

  • Juliana Cañón says:
Deja tu comentario